El rapero aseguró sentirse cansado de la banalidad y la opulencia en su vida.

El rapero y político estadounidense Kanye West aseguró que está cansado de la opulencia y la banalidad; en los próximos meses convertirá todas sus casas en iglesias y orfanatos con el fin de que estos lugares puedan servir como sitio de refugio y búsqueda espiritual para las personas que así lo necesiten.

De acuerdo con West, la idea es que cualquier persona que tenga hambre o se sienta sola, vea en estos nuevos sitios una opción de saciar su hambre y de tener un poco de compañía.

“Me quedaré sin hogar en un año”, explicó el artista, que en octubre cambió su nombre a Ye, en conversación con la revista cultural 032c.

En la entrevista, el rapero criticó fuertemente el sistema económico actual, asegurando que es momento de cambiar el estilo de vida y dejar a un lado el capitalismo salvaje para poder sobrevivir.

“Estamos bajo el dominio capitalista y nos está matando. Es hora de cambiarlo”, aseguró. Además, añadió que “la mejor vida es la más simple”, y que para alcanzar esa ‘verdad’ lo mejor es despojarse de los lujos y las excentricidades, tal como lo hará él próximamente.

“Me quedaré sin hogar en un año. Voy a convertir todas las casas que tengo en iglesias. Estamos creando este orfanato y será un lugar al que cualquiera pueda ir. Debería ser como una comuna de artistas. La comida siempre debe estar disponible”, explicó.

Para fortalecer su argumento, West también anunció que en las últimas semanas ha venido trabajando en un nuevo proyecto titulado The Funeral Rehearsal of Kanye West (El ensayo fúnebre de Kanye West), una pieza musical con la que busca dejar atrás su vieja vida y así darle la bienvenida a una nueva realidad fuera de los lujos que ostenta hoy.

“Es la muerte de Kanye West. La muerte del ego que nos separa, es el nacimiento de la humanidad. Déjame empezar por suicidarme. Cuanto menos tú, más espacio para Dios”, indicó.

El día que Kanye West se prendió fuego

En medio de las excentricidades que West ha decidido hacer en su transición de vida, se encuentra el momento en el que decidió prenderse fuego, durante el lanzamiento de su álbum Donda, a finales del pasado agosto.

El cantante no tuvo reparo alguno en mostrarse ante su público totalmente cubierto por las llamas, mientras caminaba por el escenario en el que grabaron la presentación.

De acuerdo con lo explicado por medios internacionales, el rapero se refugió dentro de una casa que, al parecer, representaba la misma en la que West pasó su infancia. Alrededor de esta, acomodaron unos cuantos vehículos negros, además de un grupo de personas con chalecos antibalas que rodeaban la casa. Todos tenían el nombre de Donda en dicha prenda de seguridad.

Antes de finalizar el evento, West decidió sorprender a todos sus fanáticos, luego de que las cámaras lo captaron en el interior de la casa prendiéndose fuego. Luego, el rapero de 55 años se levantó de la silla en la que estaba sentado para empezar a caminar con las llamas alrededor. Al salir de la casa, las personas encargadas de la logística del show salieron en pro de apagar rápidamente el fuego con ayuda de unos cuantos extintores.

Como era de esperarse, el hombre estaba protegido para evitar cualquier accidente con esta arriesgada escena. Imágenes que se filtraron de la preparación del espectáculo lo muestran poniéndose prendas especiales, en compañía de expertos cuyo único trabajo era prevenir cualquier accidente. Al final, el show logró su cometido: robar el aliento de los fans del cantante ahora llamado ‘Ye’.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here