Yuri Tolochko acaparó los titulares en noviembre del año pasado cuando presuntamente se casó con su muñeca sexual. Hoy, el hombre de Kazajastán ha vuelto a estar en boca de todos tras haber declarado sentirse enamorado de un cenicero.

Según People en español, Tolochko, quien dijo que durante una sesión de fotos se percató de que sentía algo por el cenicero, ahora pretende colocarle una vagina artificial al objeto.

“Creo que la vagina se puede colocar en un tubo y el tubo se puede colocar en un agujero redondo donde se arrojan los cigarrillos”, dijo en declaraciones a la agencia de noticias británica Jam Press.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here