El homicidio de un adolescente latino causado por otro a plena luz en New Rochelle es consecuencia de “las regulaciones laxas de armas de nuestra nación”, según el alcalde Noam Bramson. El sospechoso fue detenido con una pistola 9 mm.

ommy Rivera, adolescente de 16 años, fue acusado de ayer como sospechoso de matar a balazos a Julián Oliveros, un joven de su misma edad, a plena luz del día en una calle del condado Westchester (NY).

Un gran jurado acusó a Rivera por el homicidio de Oliveros, quien recibió varios disparos en New Rochelle la tarde del 25 de enero, anunció la fiscal de distrito del condado, Mimi Rocah.

Rivera enfrenta un cargo de homicidio en segundo grado y dos cargos de posesión criminal de armas, dijo Rocah. Fue arrestado el día del crimen a sólo media milla del tiroteo con una pistola semiautomática de 9 mm en su poder, según lohud.com.

New Rochelle, ciudad de 80,000 habitantes dentro del condado Westchester suburbano de NYC, celebró un foro comunitario a raíz del asesinato con el superintendente escolar, Jonathan Raymond.

Ambos adolescentes eran estudiantes en el sistema de escuelas públicas de New Rochelle, pero no “asistían regularmente” a clases, según los reportes.

El alcalde de la ciudad, Noam Bramson, calificó el incidente como un “acto de violencia sin sentido” en un comunicado posterior al tiroteo. “En términos más generales, este incidente destaca una vez más el impacto destructivo de las regulaciones laxas de armas de nuestra nación, que inundan con armas de fuego las manos equivocadas y pueden transformar cualquier disputa en una pérdida desgarradora”, dijo el líder demócrata, citado por New York Post.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here