NUEVA YORK.- Al tiempo que las autoridades neoyorquinas seguían de cerca el desarrollo de las investigaciones sobre la masacre en Las Vegas y que dispusieran las respectivas previsiones de seguridad, varios funcionarios electos y líderes de organizaciones de la ciudad, condenaron el ataque e instaron a las autoridades federales y a la elite política de Washington a tomar acciones concretas para el control de armas en la nación.

El alcalde de Nueva York Bill de Blasio ofreció condolencias a las víctimas de la masacre de Las Vegas.

“Una vez más hemos enfrentado algo inefable en nuestro país. Es una realidad muy dolorosa, nuestros corazones están con las familias que han perdido seres queridos y con todos los que están sufriendo ahora en los hospitales alrededor de la zona”, dijo De Blasio.

Mientras tanto, el gobernador Andrew Cuomo dispuso activar la seguridad en los puntos clave de Nueva York y además pidió que las banderas del estado estuvieran a media asta durante los próximos cuatro días en señal de luto.

“¿Cuántas veces más debemos ver los efectos de la violencia armada y sentir los devastadores efectos de estos tiroteos antes de actuar como un país y como pueblo?”, expresó Cuomo al tiempo de solidarizarse con los familiares de las víctimas de Las Vegas.

El país debe confrontar muchas interrogantes
“Los eventos en Las Vegas van más allá de lo trágico o la razón. Los neoyorquinos desean que la gente de Nevada, las familias de las víctimas y los sobrevivientes tengan fortaleza y resolución en los días difíciles que se avecinan”, dijo el fiscal de Manhattan Cyrus R. Vance Jr.

¿Seguiremos permitiendo la venta y proliferación de armas automáticas de estilo militar, capaces de disparar miles de balas a una multitud en cuestión de segundos?, cuestionó el fiscal neoyorquino, quien a través de su carrera, se ha perfilado partidario del control de armas y reformas en ese ámbito.

Vance Jr. agregó que a raíz de otra masiva matanza, esta y varias preguntas urgentes el país debe confrontar ahora.

El fiscal de Manhattan fue más allá e insistió en preguntar en su declaración escrita, si los estadounidenses, permitirán que los legisladores en Washington -que representan los intereses de la mayoría- se sigan esforzando en eliminar las protecciones diseñadas para mantener las armas de fuego fuera de las manos de los enfermos mentales y los promotores de violencia doméstica.

¿Permitiremos que promulguen una legislación que pone en peligro la vida, como la SHARE Act, que permite a las personas peligrosas comprar fácilmente silenciadores- y la Concealed Carry Reciprocity Act, que legalizaría la posesión de armas ocultas y cargadas a través de las fronteras estatales?

Si la respuesta a cualquiera de estas preguntas es “no”, según Vance Jr. es hora de que la gente razonable se una y retome el liderazgo en el tema del control de armas en nuestro país.

Espaillat llama a la unidad en el Congreso
El congresista demócrata Adriano Espaillat que representa al Alto Manhattan instó a sus homólogos en el Congreso, independientemente de su afiliación partidaria, a unirse de una vez por todas para encontrar una solución para prevenir futuras tragedias con armas, similares a las usadas en Las Vegas.

“Mientras las autoridades continúan investigando el motivo detrás de este ataque sin sentido, no podemos permanecer en silencio sobre la necesidad de establecer parámetros más fuertes sobre la posesión de armas en Estados Unidos”, declaró el congresista.

Espaillat subrayó que es necesario hacer colectivamente en unidad. “Presenté el proyecto de ley H.R. 1278, el Armas Indetectables son Armas (Ghost Guns Are Guns Act), a principios de este año, para requerir verificaciones de antecedentes federales antes de que cualquier individuo pueda comprar un arma de fuego, incluyendo kits de armas sin ensamblar y receptores inacabados. Mi proyecto de ley garantizaría que las personas que de otro modo estarían impedidas de comprar armas de fuego, no podrían comprar un kit de armas sin ensamblar vía Internet bajo la brecha legal que existe actualmente”.

Llaman a renovar prohibición de armas de asalto
El presidente de la Citizens Crime Commission of New York City, Richard Aborn, abogó por la urgente renovación de la prohibición federal a las armas de asalto, como las utilizadas en la matanza de Las Vegas. El más reciente informe de esta organización concluyó que la prohibición de armas de ese tipo redujo significativamente las bajas en los tiroteos masivos.

“Año tras año, el Congreso de Estados Unidos permite a los individuos peligrosos romper el vergonzoso record del más grande tiroteo en masa en nuestro país. Mientras que los motivos en estos terribles tiroteos diferían, las armas de elección no”, fustigó Aborn al tiempo de recordar, “Como los tiroteos en masa ocurridos en Orlando, Aurora y Virginia Tech, es probable que reconozcamos que autor del tiroteo de Las Vegas, cometió el ataque con un rifle de asalto con un cargador de municiones de gran capacidad”.

El presidente de Crime Commision agregó que las recientes tragedias han demostrado una y otra vez que tales armas de asalto de estilo militar no tienen lugar en civiles porque aumentan considerablemente la cantidad de víctimas.

“Durante una década, este país prohibió estas armas con razón, y desde entonces cientos de estadounidenses inocentes han sido asesinados o heridos a manos de hombres con armas de asalto”, agregó Aborn.

Un informe de la Citizens Crime Commission of New York City de 2016 encontró un vínculo entre la expiración de la prohibición federal armas de asalto y los cargadores de munición de gran capacidad en 2004 y un enorme aumento en las víctimas de disparos en masa desde entonces. La tasa de estadounidenses muertos o heridos en tiroteos masivos que utilizaron armas con cargadores de munición previamente vetadas por la prohibición se ha triplicado desde septiembre de 2004 a junio 2016, demostrando la eficacia de la prohibición, según el informe.

“Hasta que el Congreso se tome en serio la elaboración de leyes de sentido común que protejan a los estadounidenses de estas armas peligrosas, seguiremos sufriendo regularmente tragedias como la ocurrió en Las Vegas y los numerosas antes de ella. La prohibición de las armas de asalto y los cargadores de munición de gran capacidad, ayudan a salvar vidas estadounidenses”, insistió Aborn.

Entretanto el concejal Fernando Cabrera, que representa al Distrito 14 de El Bronx, calificó como devastador el hecho sangriento en Las Vegas.

“El Congreso debe encontrar el coraje para promulgar una legislación de control de armas sensata y detener el derramamiento de sangre sin sentido causado por los tiroteos masivos. Mi corazón está con las víctimas, sus familias y toda la gente de Las Vegas”, dijo Cabrera.

De su parte el congresista demócrata por Nueva York Joe Crowley adelantó que el Congreso debe reunirse para evaluar las maneras de prevenir estos atroces ataques.

“Nos toca a nosotros poner fin a la inseguridad de todos los estadounidenses”, declaró al condenar el ataque en Las Vegas que cobró la vida de más de medio centenar personas y dejó más de 500 heridos.

“Nuestros corazones están con las víctimas inocentes y sus familias que fueron testigos que una noche de disfrute se convierta en una de terror. Este fue un acto de violencia sin sentido trazado para causarnos miedo. Pero nuestro espíritu no se romperá, somos más fuertes como nación cuando estamos juntos para rechazar esta cobardía”, dijo Crowley.