Sin duda alguna el disfraz favorito de las famosas este Halloween fue el de la extinta Selena Quintanilla. Después de que el homenaje que realizó Demi Lovato a la cantante mexicoamericana parecía inigualable en cuanto al derroche de sensualidad, llegó Kim Kardashian y desató la polémica.